Un invernadero en casa: utensilios que necesitas para ello

Un invernadero en casa: utensilios que necesitas para ello

Tener un invernadero en el hogar es muy sencillo pero hay que tener en cuenta una serie de sencillos pasos para sacarle el máximo rendimiento.

Un invernadero permite tener plantas durante todo el año en unas condiciones óptimas, protegiéndolas de las inclemencias del tiempo y de otras adversidades que pudieran perjudicar su buen crecimiento. El invernadero sirve para proteger las plantas tanto en invierno como en verano.

Los cultivos que se realizan en un invernadero son mejores y se puede alargar el periodo de siembra ya que no dependemos de agentes climáticos externos. Además, las plantas crecen más rápido.

Hay que tener en cuenta el espacio que tenemos para poder instalar un invernadero. En el mercado se pueden encontrar una gran variedad de tamaños: grandes, pequeños, medianos... En bricolamina podrás encontrar el invernadero que se adapte y se ajuste a tus necesidades.

Lugar soleado y en suelo firme

A la hora de elegir el lugar donde vamos a instalarlo, hay que tener en cuenta que ha de ser un lugar protegido del viento y soleado para que las plantas puedan hacer sin problema la fotosíntesis (en verano ya lo airearemos abriendo espacios en el techo o en sus laterales). La estructura que elijamos ha de ser firme, de calidad (una buena opción es adquirir un invernadero hecho de fibra de vidrio transparente) y con partes que permitan ventilar el habitáculo, si tiene rejillas de ventilación en la parte superior, mejor. Asimismo, tiene que tener un fácil acceso tanto de agua (para regar) como de electricidad (por si tenemos que utilizar un sistema extra de ventilación). La base sobre la que se coloque ha de ser estable y el invernadero es mejor colocarlo a un nivel ligeramente superior del suelo. Por supuesto este tipo de estructura deberá de estar muy bien fijada a la superficie donde se asiente.

La temperatura en el interior del habitáculo ha de estar entre 10 y 15ºC la mínima y la temperatura máxima no tiene que superar los 30ºC. Además, la diferencia entre la temperatura diurna y la nocturna no ha de oscilar más de 7 grados.

Es importante mantener limpio el invernadero ya que la suciedad repercute nocivamente en la entrada de luz y, por lo tanto, podría dificultar el proceso de fotosíntesis. Hay que lavarlo con agua y un jabón neutro.

¡Ahora sólo nos queda disfrutar de unas hermosas plantas o unos cultivos espectaculares!