Láminas anticalor para ventanas: una solución energética y eficaz

Láminas anticalor para ventanas: una solución energética y eficaz

Son fáciles de poner y realmente efectivas, no sólo para aislarnos del calor, sino también para protegernos de los efectos nocivos de la energía solar. Gracias a ellas consigues ahorrar en energía y creas estancias más agradables.

Ya sea en espacios donde pasamos mucho tiempo o en los que sólo pasamos unas horas, a todos nos gusta que la temperatura del lugar sea agradable y no tengamos que pasar ni frío ni calor. Son varias las soluciones que se ofrecen en el mercado, para conseguirlo: cortinas, persianas, calefacción o aire acondicionado son algunas de ellas, pero todas tienen sus pegas.

Las cortinas, por su parte, pueden reducir el calor de los rayos de sol, pero también nos quitan luz y es necesario tener que limpiarlas, estar subiéndolas o bajándolas según los diferentes momentos del día. Las persianas, nos aíslan del calor y del frío, pero también nos quitan luz y, además, se requiere de un cuidado y mantenimiento de las mismas cada cierto tiempo, si no queremos que se estropeen. Y los aires acondiciones o calecciones, nos ofrecen el servicio que queremos, pero gastamos en luz y dinero y, teniendo en cuenta los tiempos que corren...no todo el mundo puede permitírselo. Además, no son lo más aconsejable para la salud, especialmente si estamos mucho tiempo con ellos encendidos.

Por eso, lo más recomendable en caso de querer tener una estancia con una temperatura agradable y en la que el calor no nos moleste, nada mejor que colocar lámicas anticalor, como las que nos ofrece la casa 3M.

Láminas anticalor para ventanas 3M

Por un precio apto para todos los bolsillos (no llegan a 19 euros), podemos colocar, de manera sencilla y rápida, una lámina anticalor transparente que hará que nuestra estancia sea de lo más agradable y el calor no nos moleste.

Entre algunas de las características de las mismas, cabe mencionar los siguientes detalles: rechazan el 79% de la energía solar y, como consecuencia, protegen nuestra salud de la radiación solar, reducen la temperatura en la estancia en la que se colocan y la vuelven mucho más confortable.

Por otro lado y al tener una aplicación exterior, ni los niños ni las personas nerviosas podrán quitarlas desde dentro de la estancia. Además, cumple con la nomativa EUROCLASSES, es decir, que reaccionan contra el fuego, actuando como un protector más (clase M1).

Con una medida estándar de 75 x 200 cm, son ideales para oficinas acristaladas o espacios del hogar en los que el sol sea un problema, no sólo en verano, sino durante todo el año, si queremos que ese lugar siga aprovechando la luz del día, pero sin que el calor entre en la misma.